La parábolas de las minas-Lucas 19:11-27

Lucas 19:11-27

11 Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente 12 Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. 13 Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo. 14 Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. 15 Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. 16 Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. 17 Él le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades. 18 Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. 19 Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades. 20 Vino otro, diciendo: Señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo; 21 porque tuve miedo de ti, por cuanto eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. 22 Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré; 23 ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses? 24 Y dijo a los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas. 25 Ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas. 26 Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. 27 Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y decapitadlos delante de mí.

REFLEXIÓN: Estando Jesús rumbo a Jerusalén les relata la parábola de las minas*, para que sus oyentes entendieran lo que significaba la manifestación del reino de Dios. Los judíos que le acompañaban pensaban que el reino mesiánico se manifestaría inmediatamente acorde a las expectativas y características de los reyes de ese tiempo, librándolos del imperio romano. Esta parábola es igual en temática a la de los talentos (Mateo 25:14-30), pero con historias y puntos geográficos diferentes.  

En el relato de la parábola de las minas tenemos a un noble que se va a un país lejano a recibir el reino y volver. Pero antes de hacerlo llama a diez de sus siervos y a cada uno le da una mina, es decir, en total les entrega diez al grupo. Sus siervos debían poner a producir ese dinero. Pero los ciudadanos de esa ciudad aborrecían a ese noble, y enviaron una embajada tras él diciéndole: No queremos que éste reine sobre nosotros. Después al regresar ya como rey, llama a cada uno de sus siervos a pedir cuenta. El primer siervo, produjo diez minas, lo puso a cargo de diez ciudades. Seguido llama al segundo, produjo cinco, lo puso a cargo de cinco ciudades y así sucesivamente, pero apareció un siervo que no produjo más minas, sino que la guardó en un pañuelo, y le dijo: Señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo; porque tuve miedo de ti, por cuanto eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. Y el rey le dice: Mal Siervo, por lo menos la hubiera colocado en el banco a ganar interés mientras regresaba. Y tomaron la mina del siervo negligente y se la dieron al siervo que había ganado diez minas. Entonces el rey llama a los conciudadanos enemigos que no querían que reinara, y dio la orden de decapitarlos delante de él. Y aunque esta parábola no menciona que sucedió con el siervo malo, en la parábola de los talentos si se menciona que: Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes (Mateo 25:30).

La IDEA PRINCIPAL de la parábola: es una ADVERTENCIA para estar VIGILANTE, ATENTO y HACIENDO lo que el Rey ordenó a sus súbditos. No debemos estar dormidos, pues no sabemos el día que llegará nuestro Señor a pedir cuenta de lo encomendado.

En la parábola el noble representa al Señor Jesucristo en su segunda venida que vendrá con el esplendor de su gloria en su reino, para encontrarse con sus verdaderos siervos a los cuales quiere encontrar haciendo lo que nos ordenó. Negociar con el dinero entregado, representa todas las responsabilidades que tenemos como siervos de Jesucristo administrando la gracia que nos fue dada con gozo y gran expectativa, sin olvidar la vigilancia del alma, no cediendo a las tentaciones por las pasiones pecaminosas. Es otras palabras, vigilancia, paciencia y trabajo fiel a nuestro Rey. Debemos hacer su voluntad, no pasar quejándonos por la vida que llevamos, sino hacer lo que a Él le agrada. Una orden muy clara que le dio a sus siervos es vayan y prediquen el evangelio a todas las naciones (Marcos 16:15). Hay consecuencias para los siervos inútiles que no negocian con el dinero(la palabra de Dios-el evangelio) que les fue entregado y no produzcan los frutos para el reino de Dios; son aquellos que solo se quedan oyendo sermones domingos tras domingo y no obedecen al Señor

Debemos como cristianos siempre estar preparados para hacer defensa del evangelio, como lo dice la Escritura en 1 Pedro 3:15 “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”. También ser administradores de la gracia de Dios como lo dice en 1 Pedro 4:10-11 “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos”.

 

Elaborado por Pr. Jair Sánchez O.

Ministerio El Mensaje de Jesús

*Mina: era una moneda griega que valía cien dracmas, siendo la dracma el valor del trabajo de un día de un jornalero.

**La imagen utilizada es propiedad del proyecto  www.LumoProject.com se distribuyen bajo licencia exclusiva de www.FreeBibleimages.com, solo con fines educativos y ministeriales. Todos los derechos reservados


Imprimir   Correo electrónico