El Evangelio del Reino de Dios

Dios creó el universo y a los seres humanos para su gloria. Los hombres tenían una relación armoniosa con su Creador, pero el pecado entró al mundo por la desobediencia de Adán y Eva a las palabras de Dios, entonces se perdió la COMUNIÓN CON DIOS.  Y trajo como consecuencia la expulsión del hombre y la mujer del paraíso, es decir, la SEPARACIÓN DE DIOS y también la MUERTE (espiritual, física y eterna).

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. (Génesis 1:1) 

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Génesis 1:27)

Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto. (Génesis 1:31)

Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. (Génesis 2:9)

Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. (Génesis 2:16-17)

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. (Génesis 3:15)

Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida. (Génesis 3:24)

Diré al norte: Da acá; y al sur: No detengas; trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra, todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice. (Isaías 43:6-7)

 

El pecado, que esclaviza al hombre, por consiguiente lo separa de Dios y trajo la muerte. El pecado es desobedecer las palabras de Dios. Todos hemos nacido y tenemos pecado en nuestras vidas. Nacimos bajo el poder e influencia del pecado. No hay paz en nuestra alma, algo sucede.

Hay que tener cuidado de no confundir el remordimiento natural de los seres humanos con la conciencia real de pecado. Si no se reconoce ante un Dios Santo, la condición deplorable, de suciedad, de depravación, de corrupción, de culpabilidad en que estamos delante de Él, NUNCA podremos experimentar la necesidad de restaurar la relación pérdida con Dios y de recibir su perdón.   

Los seres humanos no ven sus actuaciones como pecado delante de Dios, pues la cultura en que vivimos se ha encargado de definir qué es lo bueno y malo para la sociedad, por eso no pueden ver la necesidad de Dios en sus vidas, porque se consideran personas “buenas” o se han formado otra idea de quien es Dios, y es cuando vemos personas expresar que “yo amo a Dios a mi manera”.  

La única manera de satisfacer la justicia de Dios por el pecado cometido, es que el alma que peca debe morir.

Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho. (Génesis 8:21)

Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque. (Eclesiastés 7:20)

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? (Jeremías 17:9)

He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá. (Ezequiel 18:4) 

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. (Juan 8:34)

Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. (Mateo 15: 19)

Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda  hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron  inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. (Romanos 3:10-11)

por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria(presencia) de Dios, (Romanos 3:23) 

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. (Romanos 5:12)  

Porque la paga del pecado es muerte,.. (Romanos 6:23)

Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. (1ra Juan 3:4)

 

El evangelio de Jesucristo tiene como propósito la salvación de los hombres pecadores para la gloria de Dios en Cristo Jesús.

Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. (Mateo 18:11)

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. (Romanos 1:16)

obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.(1ra Pedro 1:9)

En el propósito del evangelio se obtiene:

  • La reconciliación de Dios con los hombres por medio de Jesucristo, para tener comunión(reino y gloria).
  • La vida de todos los hombres que estaban condenados a muerte, por medio de la fe en el Unigénito Hijo de Dios.
  • La liberación del poder de Satanás, de la esclavitud al pecado, para traernos al reino de Dios por medio de Cristo. Es pasar del dominio de las tinieblas a su luz admirable.

Cuando el pecado entró al mundo, los hombres son separados de Dios y vino la muerte, por lo tanto, para la restauración y reconciliación de esa relación pérdida con Dios, debes creer(fe) con toda tu mente y corazón:

  1. Que Dios envió a su Hijo al mundo por su bondad, amor, gracia, misericordia, justicia y gloria.
  2. Que el Verbo(Palabra) se hizo hombre y habitó entre el pueblo.
  3. Que Jesucristo estuvo haciendo bienes a todos los oprimidos por el diablo, sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo;
  4. Que Jesucristo vivió una vida en la tierra de perfecta obediencia, es decir, no cometió pecado.
  5. Que Jesucristo fue rechazado y maltratado por los pecadores.
  6. Que Jesucristo, el Justo le dieron muerte en la cruz, derramó su preciosa sangre por nuestros pecados, pagando el castigo que merecíamos nosotros, fue sepultado, pero al tercer día resucitó de entre los muertos conforme a las Escrituras(Antiguo Testamento).
  7. Que Jesucristo se fue al cielo y está sentado a la diestra del Padre, como Rey de reyes y Sumo Sacerdote, hasta el momento en que todas las cosas sean restauradas. Y ponga a sus enemigos como estrado de sus pies.
  8. Que Jesucristo volverá desde el cielo en una nube con sus ángeles en llama de fuego como Juez de los vivos y de los muertos.
  9. Que Dios El Padre, NO nos dejó huérfanos, mientras regresa Jesucristo nos dejó al Espíritu Santo para que experimentemos su hermosa presencia para siempre.
  10. Que Cristo es nuestro Señor y Salvador.

¿Y después qué debemos hacer?

Si creíste(FE) en la PERSONA y la OBRA de Cristo para salvarte, y reconoces que eres un pecador condenado que merece la muerte eterna, entonces debes arrepentirte con todo tu corazón de todos tus pecados en el nombre de Jesucristo, y recibirás el  perdón de parte de Dios. Entonces se restaura la relación pérdida con Dios por medio de Jesucristo.

Jesucristo nos da inmediatamente vida(hambre y sed de Dios), porque nos salva de la condenación eterna en el infierno, el lugar donde irán todos los pecadores que rechazan este evangelio. Cristo derrotó a Satanás en la Cruz.

diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio. (Marcos 1:15)

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. (Juan 3:18)

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. (Juan 3:36)

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. (Juan 17:3) 

Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38)

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 6:23)

Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor. (1ra Corintios 1:9)

Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.  Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. (2da Corintios 4:3-6)

Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. (2da Corintios 5:14-15)

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2da Corintios 5:17) 

 

Una vez que la persona cree (fe=confía) en el evangelio de Jesucristo, y se arrepiente de sus pecados con toda su mente y corazón, entonces pasa a ser adoptado como hijo de Dios.

Conversión= Fe verdadera y arrepentimiento genuino.

En obediencia a los mandatos del Señor Jesucristo lo primero que debe hacer una persona como hijo de Dios es bautizarse en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, en la iglesia más cercana.

Una vez que la persona es bautizada, debe seguir congregándose con otros hermanos, estimulándose en amor los unos con los otros, para que crezca en Santidad en el poder del Espíritu Santo; experimente las grandes bendiciones de la gracia de Dios, y comience a compartir el evangelio de Cristo a otras personas de la misma forma en que lo recibió, esperando con paciencia hasta que Jesucristo venga por su pueblo para estar con Él por la eternidad.

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; (Juan 1:12)

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.  Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. (Romanos 8:14-16)

para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;(Filipenses 2:15) 

Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. 
Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. (1 Juan 3: 1-3)

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. (Mateo 28:19-20)

pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. (Gálatas 3:26-27) 

¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.
Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. (Romanos 6:3-6) 

sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. (Colosenses 2:12)

El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo, (1ra Pedro 3:21)

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan. (Hebreos 9:27-28)

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. (Hebreos 10:25-26)

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. (Apocalipsis 2:7)

 

IMPORTANTE: Si tomastes la decisión de entregar tu vida a Cristo, reconciliándote con Dios, te animo que veas el gran milagro que ha ocurrido, hay gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente (Lucas 15:10). Queremos saber de tí, tu testimonio, puedes escribirnos al correo info @elmensajedejesus.org, todo por la gloria de Dios. 

 

Elaborado por:

Pastor Jair Sánchez Ordoñez

Ministerio El Mensaje de Jesús

 

 Citas Biblícas de soporte:

1. Que Dios envió a su Hijo al mundo por su bondad, amor, gracia, misericordia, justicia y gloria.

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, (Efesios 2:4)

para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; (Efesios 2:7-8)

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)

Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. (Romanos 1:17)

con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. (Romanos 3:26)

Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. (Juan 17:5)

2. Que el Verbo(Palabra) se hizo hombre y habitó entre el pueblo.

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:14)

3. Que Jesucristo estuvo haciendo bienes a todos los oprimidos por el diablo, sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo;

Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. (Mateo 4:23)

Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; (Mateo 11:5)

El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor. (Lucas 4: 18-19)

4. Que Jesucristo vivió una vida en la tierra de perfecta obediencia, es decir, no cometió pecado.

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. (2da Corintios 5:21)

Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. (Romanos 5:19)

5. Que Jesucristo fue rechazado y maltratado por los pecadores.

Y respondiendo todo el pueblo, dijo: Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos. Entonces les soltó a Barrabás; y habiendo azotado a Jesús, le entregó para ser crucificado. (Mateo 27:25-26)

6. Que Jesucristo, el Justo le dieron muerte en la cruz, derramó su preciosa sangre por nuestros pecados, pagando el castigo que merecíamos nosotros, fue sepultado, pero al tercer día resucitó de entre los muertos conforme a las Escrituras(Antiguo Testamento).

y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. (Lucas 24:46-47)

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8)

Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;
y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; (1ra Corintios 15: 3-4)

7. Que Jesucristo se fue al cielo hasta el momento en que todas las cosas sean restauradas. Y ponga a sus enemigos como estrado de sus pies.

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. (Hechos 1:9)

a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo. (Hechos 3:21)

Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? (Hebreos 1:13)

8. Que Jesucristo volverá en una nube desde el cielo con sus ángeles en llama de fuego como Juez de los vivos y de los muertos.

y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; (2da Tesalonicenses 1:7-8)

Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos.(Hechos 10:42) 

9. Que Dios El Padre, NO nos dejó huérfanos, mientras regresa Jesucristo nos dejó al Espíritu Santo para que experimentemos su hermosa presencia para siempre.

el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.(Juan 14:17-18) 

10. Que Cristo es nuestro Señor y Salvador.

Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. 
Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? (Hechos 2:36-37)

 

 


Imprimir   Correo electrónico