La parábola del siervo fiel e infiel-Mateo 24:45-51-Lucas 12:41-48

Mateo 24:45-51

45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. 48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

REFLEXIÓN: Esta parábola fue dada a los apóstoles al final del mensaje de Mateo 24 referente a la destrucción del templo de Jerusalén, las señales de la segunda venida de Cristo y el fin del mundo. Tiene su paralelo en Lucas 12:41-48, pero allá fue relatada en otro momento a sus apóstoles y a una multitud, la cual fue dada como respuesta a una pregunta que realizó Pedro en Lucas 12:41 “Entonces Pedro le dijo: Señor, ¿dices esta parábola a nosotros, o también a todos?” refiriéndose a la parábola del siervo vigilante en Lucas 12:35-40. Esta pregunta no se encuentra en Mateo, pero si observamos que la temática es sobre la preparación y vigilancia de sus siervos antes de la segunda venida de Jesucristo, pues así como en Lucas 12:39-40 dice “Pero sabed esto, que si supiese el padre de familia a qué hora el ladrón había de venir, velaría ciertamente, y no dejaría minar su casa. Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá”, y en Mateo 24:42-44 “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”; estos versículos paralelos, igual en temática, se dan antes de que Jesús relate la parábola del siervo fiel en contraste con el infiel.

Su tema central es la preparación y vigilancia como discípulos para la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo desde los cielos. Y las consecuencias que tendrán todos los siervos infieles al mandato del Señor.

En los vers. 45-46 el Señor Jesús comienza la parábola con un interrogante ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?, y les dice bienaventurado aquel que encuentre haciendo lo que le mando hacer, este siervo fiel y prudente está en consonancia con la misma enseñanza dada por Jesús en la parábola de los dos cimientos(Mateo 7:24-28/Lucas 6:46-49) al final del sermón del monte, y que final más maravilloso de ese sermón, pues no basta con solo decirle Señor, Señor, pues nuestro Salvador nos dice ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? (Lucas 6:46). Ser siervo de Jesucristo es obedecerle, y obedecerle viene emanado por el amor a Cristo.

En el vers. 47 dice que el señor pondrá al siervo sobre todos sus bienes. Podemos ver esta misma recompensa en la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30) donde a los dos siervos que pusieron a producir lo entregado por su señor les dice: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

En los vers. 48-49 ahora cambia el panorama tenemos a ese siervo infiel que no tiene en cuenta el mandato de su señor, sino que dice en su corazón él tardará, y golpea a los demás consiervos, come y se emborracha.

En los vers. 50-51, el siervo distraído y entretenido abusando de los bienes dado por su señor para que alimentara a los demás consiervos, entonces aparece su señor sin anunciar a la hora que menos pensaba, y lo castigará duramente con los hipócritas por no hacer lo que le fue encomendado, allí será el lloro y crujir de dientes. Ese siervo no valoró lo encomendado por su señor, y dice el texto lo colocará con los hipócritas en el paralelo de Lucas le dice infieles.

En el texto paralelo de esta parábola de Lucas 12:41-48, en los vers. 47 y 48 hay una porción que no aparece en esta sección de Mateo, y es “Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá”; nos ayuda a complementar el cuadro, ya que cada siervo del Rey de Reyes que conoce la voluntad de Dios debe serle fiel, pero una cosa es decir los mandamientos de Dios con la boca a otros y otra cosa es obedecerlos, de ahí que observamos que entre más dones que Dios haya puesto en nuestras manos para servir a los demás por su gracia y misericordia debemos ponerla a producir para la alabanza y gloria de Dios, si somos negligentes en este mandato, recibiremos más castigo. También aquellos siervos sin conocer la voluntad de su señor que son desobedientes también recibirán azotes. Esto quiere decir que, así como en el cielo hay diferentes grados de gloria, así también habrá diferentes grados de castigo en el lago de fuego. Dios ha mostrado su gloria a todos los hombres de diferentes formas, no hay un desconocimiento absoluto de Dios, como lo expresa Romanos 1:20-21 “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido”.

Elaborado por Pr. Jair Sánchez O.

Ministerio El Mensaje de Jesús

* Esta imagen es propiedad del proyecto LUMO (Big Book Media) y se distribuyen para su descarga gratuita, solo con fines educativos y ministerial. Todos los derechos reservados.

 


Imprimir   Correo electrónico