EMDJ40-La armadura de Dios-Efesios 6:10-20

LA ARMADURA DE DIOS

Efesios 6:10-20

6:10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 6:11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 6:13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 6:14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,6:15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 6:17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; 6:19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, 6:20 por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

Reflexión:  Los cristianos debemos colocarnos toda la armadura de Dios todos los días, pues como dice la Escritura, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes(v.13), pues no podemos desconocer que vivimos tiempos difíciles, donde algunos en la iglesia juega con el mundo en ir y venir en lo santo, así como dice en mateo 24:12 “y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”, y este es nuestro gran reto mantener la fe en nuestra esperanza que esta en Cristo Jesús, nuestro Salvador.  Al parecer pablo escribió esta carta viendo la vestimenta de los soldados romanos en su tiempo, pues estaba en prisión en Roma, y este vestido estaba formado por un cinturón, coraza, zapatos, escudo, casco, y la espada, todos estos elementos hacen parte integral del soldado para poder luchar contra el enemigo, y de esa misma forma debemos vestirnos con la ayuda de Dios, al levantarnos en la mañana y en nuestros momentos de tentación debemos obtener la victoria para alabanza y gloria de su santo nombre. Dice en el v. 14 “ceñidos vuestros lomos con la verdad”, la verdad esta en Cristo Jesús, pues Jesús dijo en Juan 14:6 “Yo soy, el camino, la verdad, y la vida”; la coraza de Justicia(v.14), la justicia esta Cristo en Jesús como dice en efesios 1:11 “llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios”, de igual forma debemos colocarnos el calzado en los pies para predicar, como está escrito en Romanos 10:15 “¡Cuán hermoso son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”, después tomad el escudo de la fe para protegernos de los dardos de fuego del maligno(v.16), que quiere decir que siempre creamos en Dios, no importa por las dificultades que afrontemos, y no que vivamos obedeciendo al príncipe de este mundo, con los deseos de los ojos, los deseos de la carne, y la vanagloria de la vida(1 Juan 2:15), también tomad el yelmo ó casco de la salvación el cual nos hace reconciliarnos con Dios y protege nuestros pensamientos. Después de reflexionar sobre las cinco armas defensivas, tenemos la ultima arma ofensiva que es la palabra de Dios que es la espada del Espíritu(v.17), así como Jesús fue tentado en el desierto(Mateo 4:1-11) y su arma fue la palabra escrita de Dios, así debemos responder al diablo cuando vengan pensamiento en contra de nuestra situación y prueba que afrontemos mientras vivamos en esta tierra. Hay que observar algo muy importante que se menciona en el v. 18, la oración y suplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos, hace que podamos seguir con nuestra gran misión de predicar el evangelio a los que se encuentran ciegos a la verdad de la buena nueva de salvación que obtenemos por creer en Jesucristo el Hijo del Dios vivo.

Consejo Útil: Lee todo el libro de Efesios.

Elaborado por Pr. Jair Sánchez O.

Fecha: 26-01-2013

Ministerio El Mensaje de Jesús


Imprimir   Correo electrónico