EMDJ43-El descanso prometido-Hebreos 4:1-13

EL DESCANSO PROMETIDO

Hebreos 4:1-13

4:1 Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. 
4:2 Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron. 
4:3 Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: 
Por tanto, juré en mi ira, 
No entrarán en mi reposo;
aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo. 
4:4 Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.
4:5 Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo.
4:6 Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, 
4:7 otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: 
Si oyereis hoy su voz, 
No endurezcáis vuestros corazones.
4:8 Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día. 
4:9 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. 
4:10 Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.
4:11 Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. 
4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 
4:13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Reflexión:Cuando los israelitas fueron liberados de la esclavitud en Egipto, salieron con la esperanza de la promesa de que Dios les entregaría una tierra donde fluye leche y miel, y en esta nación tendrían el descanso prometido. Moisés envió a doce espías a inspeccionar la tierra de Canaán que conquistarían, pero diez de los doce, vinieron con palabras de desanimo e instigaron al pueblo que morirían en manos de los cananeos, pues eran hombres gigantes y bien  fortificados, pero Caleb y Josué que hacían parte de los doce espías, dieron una palabra de aliento al pueblo, pues dieron noticias alentadoras y de conquistar la tierra prometida con la confianza y la ayuda del Dios de Israel. Por causa de esta incredulidad, y después de querer regresar nuevamente a Egipto, Dios envía un castigo por causa del pecado de los que no le creyeron a Dios, y dijo Jehová “que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros. En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí. Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun(Números 14:28-30)”, por esta razón esa generación de los que tenían veinte años y más no entraron a la tierra prometida de Canaán. Pero tenemos una buena noticia para este tiempo, ya que Dios estipuló otro día para ese reposo y es “hoy”, por lo tanto si no estás viviendo la vida de descanso en Dios, es por que ha sucedió como dice el Salmo 95:8-11, “No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, Como en el día de Masah en el desierto, Donde me tentaron vuestros padres, Me probaron, y vieron mis obras. Cuarenta años estuve disgustado con la nación, Y dije: Pueblo es que divaga de corazón, Y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi furor. Que no entrarían en mi reposo”.En Mateo 11:28-29, dice Jesús “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”, ese descanso es el mismo del que habla el libro de Hebreos, y miren como cierra la enseñanza en el versículo 12 y 13 del texto en reflexión, la palabra de Dios es viva y eficaz, es decir, las palabras escritas en la Biblia, son las palabras que Dios nos dio para este tiempo,  y así hallareis descanso para vuestras almas, y si no vives en este descanso prometido, vagarás en el desierto días, meses, y quizás años, por esta razón quedaron escritos estos ejemplos de los israelitas para no imitar su incredulidad, por lo que perecieron en el desierto, pues el Señor dijo: “No entrarán en mi reposo”. Cuando Dios dice “Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones”, ese endurecimiento quiere decir, a Dios no le escucho su voz, porque yo quiero escuchar la voz de mi corazón carnal, y el camino que quiere mi corazón es muy diferente al camino que Dios tiene preparado para los que le aman con sinceridad y entrega, como dice en el libro de Isaías 55:8 dice “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová”.

Consejo Útil: Lee todo el libro de Hebreos.

Elaborado por Pr. Jair Sánchez O.

Fecha: 26-01-2013

Cristiacción


Imprimir   Correo electrónico