¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios!


Imprimir   Correo electrónico